viaje-coliseo-romano.jpg

Desde el ayuntamiento de Roma se ha tomado una medida que sin duda resultará cuanto menos polémica. Desde ahora el ayuntamiento no permitirá que los turistas ni ciudadanos romanos puedan comer ni beber en diferentes puntos del centro de la ciudad, en especial lugares de alto interés histórico y de gran importancia desde el punto de vista cultural. La medida no ha sentado nada bien entre los ciudadanos ni seguro será del agrado de los turistas. A la hora de viajar es interesante buscar las mejores ofertas de vuelos a Roma, para poder ahorrar algo de dinero.

Toda aquella persona que simplemente se tome un bocadillo en la zona prohibida tendrá que pagar una multa de 25 a 500 euros, que es sin duda una forma de recaudar que tiene el ayuntamiento de Roma. Desde Roma se pretende proteger las zonas de mayor historia de la ciudad y evitar que en las zonas cercanas a los monumentos y plazas los turistas se puedan encontrar papeles, que siempre es algo que daña un poco la imagen de la ciudad a la vista de los turistas que realizan su primer viaje a esta encantadora ciudad.

A partir de ahora los turistas deberán tener en cuenta esta nueva prohibición del ayuntamiento de Roma para evitar incumplirla y tener que pagar la multa correspondiente por comer o beber en un lugar donde no esté permitido. Al menos se conseguirá una importante recaudación derivada de esta prohibición y posiblemente se pueda mantener una buena imagen de Roma, con sus fuentes y calles limpias sin papeles.

Vía | 20minutos
Foto | Flickr